Blog Hoteles.com

20 planes diferentes para su viaje a Nueva York

Ya en 1912 un periodista dijo aquello de “Nueva York, la ciudad que nunca duerme”. Más de un siglo después sigue siendo una descripción muy acertada: siempre hay algo que ver, algo que hacer, algo que visitar… Difícil elegir, pero he aquí mis 20 planes top, fuera de las recomendaciones habituales para una incrible viaje a Nueva York.

Y no dejes de ver este otro post, con una guía de los clásicos de Nueva York!

Vamos a nuestra lista de lo que no puede perder en su viaje a Nueva York

Encontrarás muchos carteles de “breakfast all day” pero me quedo con el brunch en Isabella’s (1), in 359 Columbus Ave. No es la opción más barata, pero es un pequeño lujo que merece la pena: prueba sus huevos escalfados.

Además está muy cerca del Museo de Ciencias Naturales (2), con lo que éste puede ser tu primera visita turística del día.

Si prefieres empezar con un saludable paseo por Central Park (3), el pulmón de Nueva York, entonces mejor desayuna en el Loeb Boathouse: en pleno parque, en un pequeño estanque junto al lago, es un lugar realmente bonito.

Caminando por Central Park llegarás al Metropolitan Museum (4): incluso si no eres un habitual de los museos, debes hacer una excepción con éste. Y cuando estés mareado de ver tanto arte, sube a la azotea del MET y cambia de vista. ¿Recuerdas esas escenas de cine en las que tras los árboles de Central Park se elevan los rascacielos de Manhattan? Pues hélas aquí.

Y es que recorriendo Nueva York siempre se tiene la sensación de estar dentro de una película o de tu serie favorita. Apunta direcciones: en 64 Perry St vivía Carrie de Sex in the city; en 100 Bedford St está el edificio de Friends; el bar de Senfiled, Tom’s Restaurant, está en la esquina  de Broadway con la 112 y el de How I met your mother, MacLaren’s, es el pub McGee’s en Hell’s Kitchen; Greenpoint Grumpy, donde Hannah de Girls trabajó, es una de las franquicias de Café Grumpy; el Rockefeller Centre de la serie del mismo nombre, el Hotel Empire en Gossip Girl, la Avenida Madison en Mad Men…

Ir de shopping (05) en Nueva York es otro imperdible del viaje: no solo porque hay ofertazas, sino también porque muchas tiendas en sí mismas merecen una visita. Busca las escaleras mecánicas de madera originales en Macy’s, vuelve a la niñez con el piano de Big en la juguetería FAO, hazte un Audrey Hepburn delante del escaparate de Tiffany’s en la Quinta Avenida o alucina con la tienda de electrónica B&H, donde los productos se trasladan por una red infinita de raíles que recorren el techo.

Si con tanta actividad te ha entrado hambre, no será por falta de opciones. Comer hamburguesas en Nueva York es casi una obligación y hay mil restaurantes donde hacerlo. Pero comer en Burger Joint (06) mola más allá de sus hamburguesas: es un local pequeño, con las paredes llenas de pintadas y ¡dentro de un hotel de lujo! Para acceder a él tendrás que atravesar el lobby del hotel 5 estrellas Le Parker Meridien (y no, no hace falta que te vistas de gala).

Solo puede haber algo más típico que comer una hamburguesa en Nueva York: comer una pizza en Nueva York (07). En Brooklyn encontrarás todo un clásico: Grimaldi’s. Hecha en horno de leña, en un restaurante decorado con fotos de los personajes ítalo-americanos más célebres y ubicado al pie del puente de Brooklyn.

¿Y de postre? ¿Qué te parece conocer la auténtica fábrica de chocolate de Willy Wonka (08)? Max Brenner, en Union Square, está decorada con tuberías y enormes depósitos de chocolate, donde puedes degustarlo en todos los formatos posibles.

Una vez alimentado el cuerpo, alimentemos el espíritu con otra visita obligatoria: un musical en Broadway. El que sea. Ve a la caseta de entradas de último minuto en Times Square (09) y compra las que encuentres más baratas para ese mismo día.

O quizá prefieras un poco de ejercicio físico. En el corazón de Manhattan encontrarás High Line: un parque urbano de 2 kilómetros (10) reconstruido sobre unas antiguas vías de tren. Una zona que a principios del siglo XX era industrial se ha transformado en una preciosa área verde peatonal.

¡Y es que en Nueva York por falta de parques no será! ¡Hay muchísimos! Con instalaciones públicas excelentes y donde además se realizan actividades gratuitas: proyecciones de películas, conciertos, clases de baile… ¡Consulta su web!

Si te ha entrado sed, toca buscar un bar, pero no uno cualquiera. ¿Sabes lo que es un speakeasy? (11) (en español significa literalmente tugurio). Así denominaban a los bares clandestinos durante la época de la Ley Seca en EEUU cuando la venta de alcohol estaba prohibida. Unos pocos aún se conservan tal y como eran entonces.

The Back Room (12) en el 102 de Norfolk St. es un bar elegante, con sofás de piel, lámparas de cristal, mesas de madera y marmol… al estilo de los años 20. Y las copas se sirven en tazas de porcelana: ni tu madre sospecharía que te estás tomando un gin tonic…

¡Momento para cenar! El Katz’s Deli en el East Village (13) es el restaurante en el que Meg Ryan fingía un orgasmo en la película Cuando Harry encontró a Sally y seguro que los bocadillos de pastrami le ayudaron a ponerse en situación: son sorprendentemente deliciosos ¡y baratos!

Escuchar un concierto de música es el plan ideal para una noche newyorkina. The Bitter End presumen de ser “el club de rock & roll más antiguo” (14) de la ciudad y de haber acogido los inicios de músicos como Lady Gaga, Bob Dylan o Norah Jones (ahí es nada). ¿Quizá coincidas allí con la siguiente gran estrella del pop mundial?

Claro que si de música se trata, la banda sonora por excelencia de Nueva York es el jazz, con lo que no puedes irte de la gran manzana sin presenciar un concierto en alguno de los locales de la ciudad. Los más conocidos son el Village Vanguard y el Blue Note (15), ambos en Greenwich Village.

¿Ya te has animado? ¡Entonces vámonos de fiesta! ¡Pero de fiesta a una azotea (16)! La lista de rooftops que durante el día son tranquilas terrazas y por la noche se transforman en discotecas da para elegir: Skyroom, The Press Lounge, Hotel Americano, el Hotel Empire State, Mad46, Penthouse 88, 230 Fifth Ave, Upstairs, Le Bain en el hotel Standard…

Si, por el contrario, tanto recorrer y visitar te ha dejado agotado, puede que el mejor plan para ti (y encima cien por cien gratuito) sea sentarte de noche en el muelle de Brooklyn (17), bajo el puente, admirando la isla de Manhattan iluminada y preguntarte si Nueva York te enamora más de día o de noche.

O hacer una visita nocturna a Times Square (18), con sus decenas de neones y pantallas audiovisuales, y observar a todos los turistas mientras inmortalizan en foto su paso por esta mítica plaza.

Para finalizar, dos planes que probablemente te ocuparán un día completo cada uno. Acércate a la isla de Coney Island (19): puedes llegar cómodamente en metro y, una vez allí, cómete un hot dog, sube a la noria, camina por el paseo de la playa, juega en las atracciones del Luna Park…

¿Te suena Williamsburg? (20) El barrio más cool de Nueva York está en Brooklyn y te encantará: sus edificios, sus calles, sus bares, sus restaurantes… ¡Querrás irte a vivir allí! Recórrelo con calma y termina el día en la terraza del Wythe Hotel, con unas alucinantes vistas sobre Manhattan.

¿Qué pensó de nuestros consejos? No dejes de visitar nuestro sitio, los Vagamundos Viajeros para más aventuras increíbles y por supuesto, reservar su hotel en Nueva York por Hoteles.com!

Vagamundos Viajeros

1 Comentario

¡Síguenos!

Sigue a Hoteles.com en las redes sociales.

¿Tienes un blog y quieres hacer una alianza con los hoteles? ¡Escriba para nosotros!
E-mail: hoteles.com@jeffreygroup.com